Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Patrimonio cultural

Ayuntamiento de Monda
Ayuntamiento de Monda
Ayuntamiento de Monda  • monda@monda.es  • 952 457 069 - 952 457 250

Ayuntamiento de Monda

Patrimonio cultural

Calzada Romana

calzada 2Cuando los romanos llegaron a la tierra que llamaron Hispania crearon una enorme red de infraestructuras y mejoraron numerosas vías de comunicación en pos de facilitar la conexión de las poblaciones y de las explotaciones agrarias, manufactureras, pesqueras, los centros comerciales, los puertos marítimos… Por estas vías no sólo transitaban mercaderías como el vino, el cereal o el aceite, también era el lugar donde se encontraban numerosos viajeros y caminantes. A la salida de Monda en dirección a Coín se conserva un tramo empedrado de una de estas antiguas vías que discurría paralela a la costa mediterránea por el interior, enhebrando las poblaciones del valle del Guadalhorce y sus áreas adyacentes y poniéndolas en contacto con el puerto de Malaka y la costa marbellí. 

Al tratarse de una vía muy antigua ha necesitado de diferentes reparaciones a lo largo del tiempo y ha sido la cultura andalusí la que nos ha legado el tramo mejor conservado, cuyo empedrado se dispone en opus spicatum, también llamado espina de pez. Hacia el arroyo Alcazarín la calzada se muestra escalonada con objeto de salvar el desnivel y se infiere la existencia de un antiguo puente de madera que por su carácter perecedero no ha superado el paso de los años.

Por el antiguo camino que se dirige a Coín todavía pueden verse algunos retales empedrados esparcidos que aguantan caprichosamente el inexorable paso del tiempo.

Castillo de Al-Mundat

castillo 2La fortaleza de al-Mundat se asienta sobre una elevación del terreno: el cerro de la Villeta. Aunque la arqueología ha encontrado en este lugar algunos escasos vestigios de época ibérica lo cierto es que es durante época islámica en que se construye una primera fortaleza, concretamente hacia finales del siglo IX asociada a la revuelta e Omar Ibn Hafsún y destruida hacia 920 tras la desarticulación de la sublevación y la pacificación de al-Andalus. Ha sufrido numerosas modificaciones en la época de las invasiones de los imperios norteafricanos, durante la época de taifas y el período nazarí. Tras caer en manos castellanas fue desmantelado y hacia 1569 incendiado su barrio de viviendas por los moriscos durante una dura revuelta. Hoy día sus más que evidentes restos se integran en un hotel con encanto que trata de conciliar la estética castrense con el uso residencial.

Actualmente conserva de forma parcial dos estructuras: la celloquia, que era el lugar más elevado y fortificado y que se correspondería con la zona más elevada del hotel junto con su patio. Conserva lienzos de muralla, una torre y un aljibe, ocultos en la construcción del hotel. La segunda estructura sería el al-bacar, la zona amurallada que da de cara al norte y que hoy día la ocupa un olivar. Es el espacio comprendido dentro del recinto amurallado y cuya finalidad era la de albergar a la población y el ganado, especialmente durante las incursiones del enemigo. Con el tiempo la población se asentaría permanentemente en esta zona del castillo, constituyendo lo que se ha venido a denominar la Villa Vieja. A extramuros se ubicaba la antigua necrópolis islámica o al-maqbara, el mocabel.

Además de para la historia la fortaleza de al-Mundat también es escenario para la leyenda, que cuenta como la hija del alcaide de Monda, Beatriz, se enamoró del Arturo, hijo del alcaide de la vecina villa de Tolox. Ambos vivieron una apasionada historia de amor hasta que éste hubo de partir a las recién descubiertas tierras americanas. Arturo le regaló a su amada una flor del almendro y le dijo: “esta flor es mi corazón”. Pasó el tiempo y un día de la flor brotó una gota de sangre. Beatriz comprendió que su amado había muerto allende los mares y murió al instante de tristeza.

“Y desde entonces la sombra de Beatriz, conocida como la Buena Villeta vaga por las ruinas del castillo, apareciéndose en los atardeceres a las gentes de Monda, quienes todavía, por la noche, oyen los quejidos y la voz plañidera de la doncella sin ventura que murió de mal de amores” (Diego Vázquez de Otero).

Iglesia de Santiago Apóstol

La iglesia parroquial de la villa de Monda figura bajo la advocación de Santiago Apóstol y fue mandada construir hacia el año 1505 sobre el solar que dejó la destruida mezquita.

arcoOriginariamente sólo constaba de una única nave y de la torre a los pies de ésta, siguiendo el patrón de las primeras mezquitas musulmanas, al ser sus constructores los vecinos moriscos. Posteriormente se le añadirán las dos naves laterales y otras diversas reformas y añadidos que le dieron su configuración actual. Pero tal vez su remodelación más notable fue la realizada hacia 1605 por Pedro Díaz de Palacios, maestro mayor de la Diócesis de Málaga. 

iglesia 2La fachada del templo está compuesta por una entrada con arco de medio punto flanqueada por pilastras y rematada con un frontón en cuyo frontispicio se emplaza una imagen de Santiago Apóstol. En el lateral de levante se alza la torre-campanario, de planta cuadrada y que consta de tres cuerpos rematados con una cubierta de tejas a cuatro aguas. La entrada principal de la iglesia, tras cruzar el primer escalón del templo, nos recibe con un robusto arco de ladrillos de barro cocido que denotan la influencia mudéjar en la construcción. 

Interiormente el espacio se articula en tres naves separadas por arcos de medio punto apoyados sobre pilares rectangulares. La bóveda central está constituida por un artesonado de madera, también de tradición mudéjar. Las naves laterales poseen bóvedas de aristas y están rematadas con sendas que datan de principios del siglo XVIII. El presbiterio, sin embargo, presenta bóveda de medio cañón. La capilla de la nave del Evangelio se cierra con una bóveda de gajos con ocho nervios quebrados sobre ménsulas y con estrella central, decorada con un rico cromatismo.

yeseriasLa capilla de la nave de la Epístola posee una bóveda de gajos sobre un anillo lobulado con ocho nervios cubiertos de yeserías que penden de un rosetón central; angelillos y pájaros sobre abundante macolla de hojas y flores campean alternadamente en los segmentos. La decoración se extiende a las pechinas, y sobre la hojarasca con rocallas emergen querubines, presidiendo óvalos con símbolos marianos (torre, fuente, azucena…). 

Tras la cabecera está la sacristía y tras ella se ubicaba el antiguo camposanto, cuyo emplazamiento lo marca la Cruz el Carnero. Es ésta una cruz latina de madera con sus extremos engastados en hierro de forja y que se ubica en el interior de una hornacina encajada en un muro exterior del templo.

En la tribuna elevada de la iglesia, sobre la entrada, se ha colocado una viga aparecida en la última restauración con la siguiente inscripción: “Siendo Bernardo de Godoy Maestro Mayor deste Obispado de Málaga. Me fecit A principio Ubsque Ad fin. Año de 1680”. Por último, en el exterior se puede observar el escudo del obispo fray Alonso de Santo Tomás.

Fuente y Lavadero de la Jaula

jaula 2La fuente y lavadero de La Jaula toma su nombre del topónimo árabe al-Haura, que significa “las afueras”. Y ciertamente, es así, pues esta bella construcción constituida por fuente, abrevadero y lavadero se encuentra en una hondonada que produce el arroyo de La Lucía, que atraviesa la localidad y que actualmente se encuentra embovedado. Tras la conquista castellana de la villa de Monda, sus vecinos mantuvieron su nombre pero castellanizado, denominándola fuente de La Jaura, mutando a lo largo de la última centuria a su actual nombre: “La Jaula”. 

Ya en el siglo XVI aparece mencionada en documentación de la época y el agua de este manantial se ha usado desde hace siglos para consumo humano y para abrevar el ganado, yendo el caudal remanente al lavadero anexo, primero, y a sendas acequias que riegan los huertos y pagos de huertas de los Huertos y Pitalata, después.

piedrasPosiblemente hacia finales del siglo XIX o principios del XX a la fuente se le adosó un lavadero público con cubierta a un agua de tejas árabes, sustentada por arcadas de medio punto erigidas con ladrillos. La construcción tiene planta rectangular, estando parcialmente abierta en su lado sur, cerrada en sus lados menores, aunque presenta ojos de buey en estos lados, y abierta en su totalidad en su flanco norte que es donde tiene la entrada. El lavadero consta de una gran pila rectangular ubicada en su parte central y de dos filas de piedras de lavar, una a cada lado mayor del pilar.  

Hasta más allá de la segunda mitad del siglo XX fue usado por las mozas del pueblo para hacer la colada y como punto de encuentro, donde se compartían vivencias, se contaban chascarrillos y se cantaban coplillas. Hoy día es un elemento primordial del patrimonio etnográfico de la localidad y su entorno y un fuerte atractivo turístico.

Las otras fuentes: la Villa, la Esquina y la Mea-mea

Varias son las fuentes que han cubierto las necesidades de la población y han calmado su sed durante las últimas centurias, lugares que hoy día se han convertido en espacios de interés etnográfico y turístico y que por su importancia no deben dejar de ser visitados.

A la salida del pueblo, en dirección al cercano municipio de Guaro, existe otra de las fuentes más conocidas por los mondeños y que ha surtido de agua a nuestro pueblo. Se trata de la fuente de la Villa, situada a los pies del cerro de la Villeta, donde se enclava la fortaleza de al-Mundat. Es una fuente de tres caños de hierro fundido que asoman de una pared encalada para verter el agua a un largo pilar que hacía las veces de abrevadero para el ganado. El agua pasaba a un antiguo lavadero -hoy desaparecido- y de ahí a la zona de huertas un poco más abajo. Hoy día el lugar que ocupaba el lavadero se ha convertido en centro de información turística.

fuente esquinaCuenta una leyenda que en tiempos de asedio al castillo, que se sitúa ladera arriba de la fuente, sus moradores bajaban hasta el manantial por un pasadizo subterráneo donde todavía quedan algunas riquezas ocultas.

Otra de las fuentes señeras de la villa de Monda es la denominada fuente de la Esquina, titulada así por estar, otrora, situada en la esquina de la calle en la que ahora se ubica con la calle Doctor Jiménez Encina. Está compuesta de un pilar de mármol gris oscuro y un frontal de 2 m. de alto donde podemos diferenciar claramente dos partes; la inferior, donde están ubicados los tres caños de bronce y realizada en mármol blanco, y la parte superior hecha en mármol de color gris oscuro, encumbrada con una inscripción en mármol que dice “Fue renovada año 1897”. Es una fuente de abundante caudal y de venero propio que ha servido para uso doméstico hasta que la red de abastecimiento municipal la ha relegado a notable elemento decorativo del viario público. Cuentan los vecinos que da las mejores aguas para preparar las aceitunas para el aliño.

fuente mea-meaLa última de las fuentes públicas urbanas de Monda que nos quedan por describir es la fuente de la Mea-mea. Es una modesta fuente, en cuanto a caudal y monumentalidad se refiere, que antaño se situó en el extremo inferior de la calle Marbella; hoy día por su forzado traslado y por el crecimiento del entramado urbano se ubica hacia la mitad de esa vía. Su traslado definitivo desde su primigenia ubicación se hizo en 1890 tal, y como atestigua la inscripción que la corona: “Fue reformada esta fuente nueva el año 1890. Administrada por Dn. Pedro Mancha Villalobo”.

Las Cruces del agua, de Caravaca, de la Sierra y del Carnero

cruz caravacaRodeando el casco urbano de Monda se emplazan tres pequeños templetes de planta cuadrangular y de tejados a una o cuatro aguas que albergan sendas cruces erigidas, al parecer, por la antigua familia malagueña de los Cózar Gallo y Torrecilla. Su distribución se atribuye a que actúan como cinturón divino y protector de la villa. Reciben sus nombres por los lugares donde están ubicados, en la sierra, en la zona de poniente desde donde viene el agua de lluvia o por el tipo de cruz que alberga en el caso de la Caravaca.

Estas construcciones suelen datarse a mediados del siglo XVIII, cuando Juan de Cózar Gallo y Torrecilla vivió en la localidad y su hermano Francisco fue vicario general y visitador del partido de Coín. Estos templetes situados a las afueras y cruz sierraen lugares elevados son hitos que sacralizan el casco urbano y donde los vecinos van a hacer promesas, rezos, oraciones…en contacto más directo con la divinidad.

La cruz del Carnero se ubica en un muro exterior de la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, marcando el lugar de entrada que antaño ocupó el primitivo camposanto de la localidad. Es ésta una cruz latina de madera con sus extremos engastados en hierros de forja decorativos y que se ubica en el interior de una hornacina encajada en la pared que delimitaba el lugar de inhumación.

El Calvario y las Eras

El Calvario se encuentra situado en un promontorio a la entrada del pueblo y constituye la última estación del Vía Crucis de la Semana Santa mondeña donde destaca la noche del Jueves Santo, cuando los pasos procesionales del Cristo Crucificado y de la Virgen María son portados a este lugar a la luz de las velas.

calvario-eraEs un altar-calvario realizado en ladrillo, erigido sobre un plinto recorrido por hiladas salientes del mismo material y centrado por una hornacina, rematado por tres pináculos con los mismos planos salientes de las impostas y coronados por sendas cruces de hierro forjado. Los entrantes y salientes que posee su alzado proporcionan un bello juego de luces y contraluces que le dan un sentido reverberante.

En el camino de acceso al Calvario encontramos, a la izquierda, un hito de ladrillo, ahora encalado pero hasta no hace muchos lustros decorado con bellas pinturas parietales. Es la penúltima estación de la Vía Sacra y su antigüedad se remonta al siglo XVIII o principio del XIX.

Al igual que las cruces que circundan la localidad este monumento se remonta al siglo XVIII y su construcción fue sufragada por la familia Cózar Gallo y Torrecilla.

A sus pies se extiende una gran era circular de finales del siglo XIX pavimentada con cantos rodados. Su posición elevada le ha conferido unas condiciones idóneas para las labores de trilla y venteo del cereal. Asimismo en sus aledaños se encontraban otras eras que han dado nombre a un barrio próximo: el barrio de Las Erillas. Algunas de ellas ya aparecen en documentos de época morisca, en el siglo XVI, por lo que se especula fueran más antiguas pudiéndose remontar incluso a época nazarí.

Casa Museo Mari Gloria

marigloriaSe trata de una vivienda incrustada en pleno casco histórico, a la entrada de la calle Amargura, que representa el arquetipo de vivienda popular andaluza de fachadas encaladas y enjaezadas por flores y plantas, con la forja en sus ventanas y balcones y rematada por un tejado de teja árabe 

Esta casa fue durante mucho tiempo una tahona, donde se amasaba, horneaba y despachaba pan, como recuerda Marigloria. En su interior se conservan, artesas, lebrillos y demás útiles para la elaboración del pan. Además de estos enseres su dueña ha recabado toda una colección de aperos y mobiliario de época representativos de la vida cotidiana de antaño, configurando un museo etnográfico con una riquísima colección de piezas. La visita a este emblemático lugar supone un salto en el tiempo para el visitante que permite observar desde una posición privilegiada las formas de vida del medio rural andaluz, considerándose uno de los lugares más interesantes del municipio y de toda la Sierra de las Nieves. Su visita es imprescindible para conocer la patio marigloriaidiosincrasia de este pueblo.

Su acceso es libre y gratuito, pero no deberíamos abandonar esta casa sin aportar un donativo que contribuya a su conservación, puesto que su dueña lo mantiene sin ánimo de lucro.

Bóvedas del Ayuntamiento

BóvedasLas Bóvedas son un espacio expositivo municipal perteneciente al Ayuntamiento de Monda que se ubican bajo las dependencias de la Casa Consistorial. El edificio se construyó en el siglo XIX y este lugar fue destinado como Pósito o almacén de granos. Con el tiempo recibió otros usos como cuadras, cárcel o almacén. Consta de una planta semisótano de superficie cuadrangular y la denominación de Bóvedas se le da por su propia tipología constructiva, al poseer un sistema de bóvedas de aristas sustentadas sobre pilares cuadrangulares y los muros perimetrales. Éstas se conforman con ladrillos de barro cocido cementados con argamasa de cal y arena.

 Las Bóvedas se han utilizado para una infinidad de muestras artísticas (pictóricas, escultóricas, de artesanía, etc.) y en la actualidad representa un bello centro de exposiciones de la villa de Monda, aunque no reúne unas características idóneas para configurarse como tal. Lo que sí es cierto es que posee una estructura arquitectónica de singular belleza.

huellaEn algunos de los ladrillos podemos encontrar las huellas de algunos animales, como perros, que quedaron impresas durante el proceso de elaboración de los ladrillos, cuando éstos aún estaban frescos y no habían sido introducidos en los hornos para cocerlos ¿Te atreves a encontrarlas?

Parque Doctor Villanueva

Sobre el embovedado del arroyo de la Lucía y aprovechando ese nuevo espacio urbano se inauguró en 1993 un parque con parterres, Parque doctor Villanuevaarriates, alcorques y balaustradas como lugar de ocio y esparcimiento. Estos jardines aterrazados llevan el nombre del prestigioso traumátologo Francisco Villanueva Pareja, natural de este municipio.

Parque de Andalucía

A medio camino entre la plaza de la Constitución y la calle Marbella localizamos el parque de Andalucía, en otros tiempos, según los avatares históricos, titulado plaza de Ortega y Gasset o de José Antonio Primo de Rivera. Es una coqueta plazuela ajardinada presidida por el broncíneo busto del doctor Jiménez Encina, también nacido en esta localidad.

Jiménez-EncinaEl doctor Jiménez Encina fue nombrado hijo predilecto de Monda en 1922 por su labor social médica desarrollada en el pueblo, por el que siempre tuvo el aprecio de los mondeños. Fue un importante médio especialista en otorrinolaringología de su tiempo, la primera mitad del siglo XX, que llegó a atender a los miembros de la Casa Real así como a notables políticos y familias ilustres. Formó parte de numerosas asociaciones médicas, realizó numerosas publicaciones y conferencias. Hombre cultísimo, fue también poeta y literato.

Sus hijos y descendientes heredaron el amor por la cultura, las artes y las letras pues muchos fueron escritores, poetas y músicos, destacándose el compositor y director de orquesta Cristóbal Halffter Jiménez-Encina.

Plaza de la Ermita

plaza ErmitaSi la plaza de Andalucía la preside el busto de uno de los más ilustres hijos de esta tierra, la plaza de la Ermita la encumbra otra estatua, pero esta vez sin personificar a ningún vecino en especial, sino a todo un colectivo popular, a través e la figura del carbonero. El oficio de carbonero estuvo muy extendido entre las clases populares de la villa, que desarrollaban este duro e ingrato trabajo tanto en Monda como en las agrestes sierras de Sierra Morena.

Como tributo a los carboneros mondeños y a los trabajadores y trabajadora del campo, se erige una fuente ornamental coronada por la estatua de un carbonero. Pero la plaza de la Ermita, es mucho más que la estatua del carbonero, es punto de encuentro, de trasiego de personas y mercancías, y debe su nombre a la antigua Ermita de la Virgen de los Dolores, que a un lado de la plaza se encuentra integrada en un antiguo molino de aceite.

Puente del arroyo del Tejar

puente arroyo TejarSe trata de un puente con un arco de medio punto compuesto por sillares de arenisca de módulo uniforme y muy bien trabajados, de gran fortaleza y resistencia, cuyo origen habría que situarlo entre los siglos XVIII y XIX.

Este puente pertenece al viejo camino de Monda a Guaro que antiguamente también llevaba a otras poblaciones como Tolox, Alozaina, Yunquera... hasta llegar a Ronda. De ese viejo camino sólo quedan algunos pequeños vestigios, algunos tramos empedrados, siendo lo más destacado el puente del arroyo del Tejar.

El nombre de arroyo del tejar procede de unos viejos tejares de origen islámico que se encontraban en la zona, aprovechando las aguas del arroyo mediante una pequeña presa y del que quedan algunos escasos restos. El uso como fábrica de tejas y ladrillos se prolongó durantes siglos, hasta entrado el siglo XX.

Chimenea de Moratán

chimenea MoratánEn el paraje de Moratán en dirección a Istán, a los pies de sierra Canucha y limítrofe con el Parque Natural de la Sierra de las Nieves, se localiza una antigua chimenea perteneciente a un cocedero de corcho. La chimenea de Moratán es un exponente de la arquitectura industrial de principios del siglo XX. Su figura emerge soberbia junto a una bella casa de labranza rodeada de huertos de naranjos, de quejigos y alcornoques.

Es una obra de fábrica realizada con ladrillos de barro cocido, sin enlucido, de unos diez metros de altura y que presenta una sección troncocónica, utilizándose antaño en el hervido del corcho extraído en los montes de alcornoques cercanos. Para obtener planchas planas y darle flexibilidad, el corcho es hervido una primera vez durante 60 minutos a 100°C . Esto permite la eliminación de taninos (ácido tánico) y lignina, así como parásitos que podrían afectar al producto final.

Durante el período de un año las planchas de corcho son almacenadas sin procesar, para permitir su reposo y curación, eliminando la lignina y mejorando sus propiedades. Tras el proceso de curación, para acabar de hacer una última limpieza definitiva de lignina, taninos, hongos y bacterias, y poner a punto el corcho para continuar el proceso productivo, las planchas se someten a una segunda hervida.

De esa primitiva industria del corcho sólo queda como testigo mudo del paso del tiempo esta vetusta chimenea que le confiere al entorno natural donde se emplaza un toque de singularidad.