Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Historia

Ayuntamiento de Monda
Ayuntamiento de Monda
Ayuntamiento de Monda  • monda@monda.es  • 952 457 069 - 952 457 250

Ayuntamiento de Monda

Historia

No sabemos a ciencia cierta dónde se encuentran los verdaderos orígenes de nuestro pueblo. Su historia se pierde en la oscura noche de los tiempos y aunque se han hallado hachas prehistóricas de forma fortuita, sabemos que desde la Antigüedad la zona donde se asienta fue un importante lugar de paso ubicado en una antiquísima vía de comunicación que discurría paralela a la costa mediterránea y que ponía en contacto los asentamientos del interior con los de la zona litoral. Este camino acabaría siendo empedrado durante la época romana.
 

calzada

Calzada romana de Monda

El mismo nombre Monda proviene de la voz reto-románica mondare, que viene a significar “valle entre montañas”, acaso por su ubicación. Fue el lugar donde muchos creyeron en el pasado que tuvo lugar la célebre Batalla de Munda (17 de marzo del 45 a. C.) cuando, en el contexto de la Guerra Civil romana, se sucedió el encuentro final entre las tropas de los contendientes, Julio César, por un lado, y los hijos de Pompeyo el Grande (decapitado en Egipto poco antes), por otro. César fue el vencedor indiscutible, un estratega implacable (Napoleón, otro gran militar, siempre llevó sus memorias consigo) que diezmó a los pompeyanos, pero de poco le sirvió ya que no pudo saborear su victoria por mucho tiempo al ser asesinado casi un año después.

julio

Moneda de oro de Julio César

Si la Antigüedad se nos muestra vaporosa, la edad Media se nos presenta como un período histórico menos nebuloso. Sabemos que es desde esta época donde aparece un asentamiento poblacional más o menos estable ya que la llegada de los musulmanes y la construcción del castillo de al-Mundat marcan un antes y un después en nuestro devenir histórico. Desde el cerro de la Villeta esta fortaleza ha sido testigo y ha vivido en sus propias carnes de piedra, en sus murallas y torreones los avatares de la revuelta de Omar Ibn Hafsún tras su rebelión en Bobastro en el siglo IX; del advenimiento del Califato de Córdoba en el siglo X y la pacificación de al-Andalus hasta un nuevo declinar histórico marcado por la llegada de los Almorávides, los Almohades y las Taifas, tras lo cual, mutilado el antiguo califato, sólo queda un reducto territorial islámico, el Reino Nazarí de Granada, que durante varios siglos vivirá una fuerte expansión cultural que nos ha legado obras palaciales como la Alhambra de Granada o militares, como los numerosos torreones costeros del litoral mediterráneo o las intervenciones en las diferentes alcazabas, como la de Málaga o la de Almería.


castillo

 Torre del Castillo de Monda


La presión continua de los castellanos sobre el sultanato nazarí desembocó en una guerra de conquista hacia mediados de los años ochenta del siglo XV que culminó con la entrega de la simbólica ciudad de Granada en 1492. Al-Andalus era ya historia. En 1485 los cristianos toman Monda pacíficamente (nombrando como primer Alcaide de la villa a Hurtado de Luna), entre otras muchas poblaciones, ya que la población se entrega sin oponer resistencia, por lo que se les aplica el Fuero de Sevilla: se les respeta las propiedades y fe a cambio de su sometimiento a los Reyes Católicos. Sin embargo los mercenarios de su castillo se habían replegado a Coín para defenderlo infructuosamente del asedio de los enemigos ya que cayó poco después. De este valeroso hecho se conserva un bello romance fronterizo.


granada

Entrega de la ciudad de Granada a los Reyes Católicos

Poco duró la condición de mudéjares a los antiguos andalusíes ya que en 1501, como consecuencia de una rebelión, se les obliga a convertirse al cristianismo pasando a ser denominados moriscos o cristianos nuevos y la población, pocos años después, será entregada por los reyes a D. Diego López Pacheco, Marqués de Villena y Duque de Escalona, junto con las villas de Tolox, Serón y Tíjola (las dos últimas en Almería). Sería este noble el que construyera en el entorno de la plaza de la Constitución su casa fuerte, de la que se ha conservado hasta hace medio siglo una de sus torres que por su forma se conocía popularmente como el "Bombo". No hay que olvidar que muchos lugares se habían repoblado parcialmente con cristianos viejos, que tenían más derechos que los mudéjares y en muchas ocasiones se aprovechaban de ellos. La villa cambia, la antigua mezquita se derriba y se construye la Iglesia de Santiago Apóstol; los moriscos habitaban en el entorno del castillo, dentro de sus murallas, ya perdida definitivamente la condición militar de éste, mientras que la población cristiana se asienta en el entorno del templo.


bautizo

Bautizo de mudéjares en Granada en 1501

La coexistencia de esta población nunca llegó a ser pacífica y con sus más y sus menos se mantuvo hasta 1568 en que los moriscos, ante las vejaciones e injusticias a los que eran sometidos, se sublevan y queman numerosas poblaciones. Tras su derrota son expulsados y las poblaciones, Monda entre ellas, vueltas a repoblar por cristianos viejos. En nuestro pueblo sabemos que concretamente fueron 80 familias procedentes del norte de zonas de Extremadura y Sevilla, principalmente, a los que se entregó los bienes de los expulsados.


moriscos

Rebelión de los moriscos en 1568

Durante la guerra de Independencia, a principios del siglo XIX, la población debe conducirse con cuidado entre asistir a la guerrilla serrana con pertrechos y víveres y tratar de fintar a los franceses. Durante esa misma centuria se suceden las desamortizaciones de Mendizábal y Madoz, que socavan y quebrantan aún más las débiles economías campesinas, a lo que hay que sumar un fin de siglo con una crisis finisecular que tiene en la práctica desaparición del cultivo de la vid -importante soporte del campesinado malagueño- un siniestro resultado social colmado de pobreza, paro y emigración.
 

daóiz y velarde

La resistencia del 2 de mayo de 1808 en Madrid

El siglo XX no abre mejor que cerró el anterior. Las diversas crisis económicas, sociales y políticas desembocan en múltiples crisis de gobierno que marcan el paso de una Monarquía en manos de un gobierno dictatorial a una efímera República, y que desemboca en una cruenta Guerra Civil y en una dictadura que marcarán una época de escasez y hambre hasta mediados de ese siglo, momento a partir del cual el despegue económico empieza a notarse de la mano del auge de la costa marbellí y de la demanda de obreros en los centros fabriles de Madrid, Barcelona y el País Vasco, donde marcharán muchos emigrados. No obstante también serán muchos los que busquen trabajo en Francia o Alemania.


monda

Panorámica del pueblo

La entrada e la Unión Europea ha supuesto una fase de crecimiento y expansión sin precedentes a nivel nacional que ha permitido un desarrollo próspero de esta localidad, donde la cercanía a la Costa del Sol ha sido un factor determinante.